Integrative health

Bienvenido Otoño

El amor es liberador, medicinal y unificador. Nos mantiene segurxs y acogedorxs en nuestro propio hogar interno y externo

El amor nos enraíza y nos eleva. Es una puerta a la consciencia, a la presencia y a la responsabilidad de nuestra salud, equilibrio y bienestar.

Podemos experimentarlo en sus diversas manifestaciones, pues “el amor y la libertad son condiciones humanas que se pueden explorar de manera creativa y enriquecedora, y no sólo en términos afectivos o eróticos. Diría más: ante la actual sociedad individualista y patriarcal, son motores poderosos para tejer afinidades y transformar la realidad en beneficio del bien común”, dice Laura Latorre.

Este bien común es todo aquello que nos toca amorosamente, a ese corazoncito tan lindo, sereno y compasivo como tan feroz, salvaje y, recordémoslo, medicinal.

N1b

“La vida progresa entre la estructura y la sorpresa”

“En ese no pasar nada, lo que pasa es justamente el mantenimiento de la vida”.

“Que un árbol nunca va por libre. Qué las plantas, en contra de lo que decretó la mirada antropocéntrica, son capaces de comunicarse entre sí. Que una población de hayas se organiza para mantener con vida a los troncos caídos. Que los vegetales aprenden sin cerebro y se organizan sin un único centro decisor. Que lo más importante en ellas es lo que no se ve: la raíz, una raíz que escucha y se interconecta con hongos y otras raíces para conseguir que el conjunto sobreviva. Que la piel de un árbol se llama corteza. Que el gran poder de las plantas es el de animar lo inanimado. Y que de ese poder arranca la posibilidad de vida. La tuya, la mía, la nuestra”.

Leer artículo completo “AUSENCIA DE VÍNCULOS Y EXTRAVÍO DEL SABER” de Yayo Herreros

N1c

Nuestra experiencia de vida, nuestras heridas o nuestros traumas generacionales moldea nuestra capacidad y habiliadad de amar y ser amados, de darnos y de recibirnos. La sociedad y la cultura a la que pertenecemos también. Amar requiere permitirnos sentirnos vulnerables, y sentirnos serenxs y soberanxs en ello. Resistencias, malestares y choques pueden abrumarnos o encogernos en este recordar y enraizar.

Para mí, el amor no va de necesitar, depender, sostener de más, desequilibrarnos, ausentarnos, olvidarnos, dramatizar, maquillarnos o insensibilizarnos. Tampoco va de creer y obligarnos a vivir nuestros afectos y vínculos de maneras que no nos resuenan o que no nos hacen bien en alguno de nuestros aspectos existenciales.

Y esto es un proceso. Sé que no te digo nada nuevo. Sé que sabes, quizás recuerdas, que en el proceso de amarte y de amar transitamos por dolor, dificultad, caos, soledad, incomprensión, frialdad, narcisismo, pereza, desánimo… y similares. Intuyo que sabes que puedes elegir seguir profundizando, que tu amor sea más consciente y genuino, que sea bálsamo y medicina para tus procesos terapéuticos y para tu vida.

Abuelxs presentes en mi vida dicen que “amar y ser amadx es un proceso que es para toda la vida, en cada sol, en cada luna”. Cuando lo dicen, una belleza y una luz los ilumina y sonríen.

A mi me tocan, y a mi corazón también.

88f84079-312b-4048-599c-2903e551286d

La mayoría de culturas antiguas han considerado el corazón como centro del ser y de la sabiduría.

El órgano asociado al otoño es el pulmón y la entraña asociada es el intestino grueso. Para la medicina oriental, el pulmón se encarga de asimilar lo celeste a través de la respiración y el intestino grueso se encarga de eliminar lo terrestre a través de la excreción. Otoño, ideal para regularlo este flujo y comunicación eterna.

Que “la tristeza nos hace dolor al corazón” no es un mito: muchos estudios lo confirman.

La tristeza prolongada activa varias acciones en nuestro cuerpo que pueden acabar dañando nuestro corazón y nuestros vasos sanguíneos.

Durante los estados depresivos el SNSimpático trabaja en exceso y el SNParasimpático tiende a estar inhibido: hay exceso de respuestas de huida, ataque y defensa, y defecto de respuestas de relax, paz o placer.

La tristeza prolongada también aumenta la probabilidad que los vasos sanguíneos acumulen grasa, se inflamen, que se generen más arritmias o que la sangre se coagule más fácilmente.

La tensión física prolongada aumenta los niveles de hormonas. Se generan emociones como la rabia o la sensación de incapacidad y se favorecen conductas como comer y beber en exceso.

El otoño se considera época de cambios y desprendimiento de manera milenaria: ¡observa la naturaleza del lugar donde vives!

De igual manera, también se asocia al recuerdo. Sentirnos melancólicxs o evocar recuerdos es común. Don’t worry.

Como amamos está afectado por como somos (aquí y ahora), con qué o quién nos vinculamos, o con qué o con quién resonamos.

Apegarnos a lo que nos han dicho que es o debe ser el amor, o cómo creemos que es o debe ser, puede bloquearnos, desequilibrarnos y originar malestares y psicomatizaciones.

No podemos amar a los demás si no nos amamos a nosotrxs mismxs. Te comparto que durante cierto tiempo me resistí a creerlo. Hasta que me di cuenta que seguir creyéndolo me distanciaba y separaba más que me acercaba y me unía, y así, ¿dónde quería llegar?

Es tiempo de presencia, de contacto genuino y real, del cuerpo a cuerpo, aunque a grosso modo parece que se está montando para que sea al revés.

Es tiempo de amor, de amar y de amarnos recuperando y reinventando dosis, frecuencia, calidad o duración. Empecémonos pues amándonos de verdad a nosotrxs mismxs; “amándonos lo suficiente como para pedir ayuda“, como dice Meggan Waterson.

To receive a monthly newsletter
with activities, collaborations...
subscribe here

    To receive the monthly newsletter
    with activities, collaborations...
    subscribe here